2 Flares Twitter 2 Facebook 0 2 Flares ×

mapa

 

Miren este gráfico, mírenlo bien. El porcentaje encima de las comunidades autónomas hace referencia a la mortalidad tras sufrir un infarto de miocardio en esa región. ¿Cómo puede ser que esa mortalidad pueda variar casi un 50%? En el libro El arte de vender mierda analicé en un capítulo la relación que hay entre las decisiones tomadas sin criterio científico o sanitario y algunos problemas de salud pública que afectan a nuestra sociedad.

Estos datos han sido puestos de manifiesto en un trabajo que ha presentado la Sociedad Española de Cardiología (SEC). Del análisis se desprende que la tasa media de mortalidad intrahospitalaria por infarto agudo de miocardio se sitúa en torno al 7,84%, siendo ocho comunidades autónomas inferiores a esta media, con Navarra, Cataluña y Castilla la Mancha a la cabeza de las comunidades con una mejor supervivencia. Por el contrario, la Comunidad Valenciana, el País Vasco y Andalucía muestran las mayores cifras de mortalidad intrahospitalaria tras sufrir un infarto de miocardio. Mucha gente podrá pensar que es normal que, si hacemos una media, haya comunidades por encima o por debajo de la misma. El problema no es una leve desviación de esa media, es que estamos hablando de desviaciones del 50%. Es decir, que si tienes un infarto en Valencia, tienes muchas más posibilidades de terminar bajo tierra que si tienes la “suerte” de haberlo tenido en Navarra.

El dato objetivo es que un 9,57% de las personas que llegan a un hospital tras sufrir un infarto en la Comunidad Valenciana fallece; en Navarra, ese mismo dato es del 6,06%. Podemos seguir analizando cosas preocupantes, por ejemplo, en Andalucía los reingresos después de un infarto son cuatro veces superiores a los de Navarra. Aragón multiplica por cuatro la mortalidad de La Rioja después de una angioplastia, y en Murcia mueren cuatro veces más personas después de un by-pass que en Extremadura. Son datos reales, no me los he inventado yo.

¿Cómo hemos llegado a una situación en la que, un instrumento de igualdad como la sanidad, se ha convertido en una fuente de desigualdades? Muchos podrán pensar que la dieta, el clima o las características de cada región pueden estar afectando a los resultados obtenidos. Pero la realidad es que, el factor determinante en estas diferencias, es que cada región aplica unos criterios diferentes a la hora de tratar a los pacientes y además de que cada zona cuenta con diferentes presupuestos y material en sus centros de atención. ¿Cómo puede ser que lo que es bueno para un madrileño no lo sea para un valenciano? La respuesta es sencilla, sí que lo es. El problema es que quien toma las decisiones no lo sabe porque no tiene formación científica ni sanitaria.

En El arte de vender mierda analicé brevemente los efectos que había traído la descentralización de la sanidad española, y uno de esos efectos fue que se comenzó a aplicar diferentes criterios sanitarios en las comunidades autónomas. Los protocolos de actuación muchas veces cambian entre las diferentes regiones, hasta el punto que no todos los tratamientos se aplican en los centros hospitalarios. La SEC, en el comunicado que ha hecho público, llegaba a decir que si el paciente llega a tiempo para que le sea practicada una angioplastia primaria, sus posibilidades de supervivencia son mucho más elevadas que si, por el contrario, no se llega lo suficientemente rápido al hospital o, en él no se dispone de este tratamiento y la persona infartada es tratada con fibrinólisis (administración intravenosa de trombolíticos), reduciendo así las posibilidades de supervivencia y aumentando el riesgo de hemorragias importantes. Si es tan importante que todas las comunidades autónomas cuenten con una estructura que permita a los pacientes tener acceso a una angioplastia primaria, ¿por qué no se hace de ese modo en algunas regiones? Mi opinión, después de mi experiencia al escribir el libro, es que la respuesta a esa pregunta tiene muchos matices, pero uno de los motivos principales es que la mayoría de la gente encargada de legislar estos temas no sabe qué es una angioplastia, ¿cómo darle la importancia adecuada?

Hay otros muchos motivos, como la diferencia de recursos entre diferentes hospitales. Tenemos un sistema sanitario genial, uno de los mejores del mundo. Tenemos médicos y personal sanitario increíble, capaces de soportar lo insoportable con tal de hacer bien su trabajo, pero lo que no tenemos es gente que entienda eso desde el poder político. Por eso, mientras exista una brecha entre la realidad y los gobernantes, seguirán pasando cosas como que uno tenga cuatro veces más posibilidades de morir tras un infarto solo por el hecho de nacer en la región española equivocada.

2 Flares Twitter 2 Facebook 0 2 Flares ×